<< Volver
Entrevista del peri骴ico digital Enciende Cuenca

Entrevista del peri贸dico digital Enciende Cuenca

11 Julio 2021 / Esencias Silvestres en la prensa

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y con un máster en Dirección de Recursos Humanos, Oscar Portilla completó su formación con el máster de Emprendimiento en Bioeconomía Forestal perteneciente al programa Urban Forest Innovation Lab (UFIL), durante el cual desarrolló este proyecto empresarial llamado Esencias Silvestres, dedicado a la recolección, destilación y venta online de aceites esenciales procedentes de plantas aromáticas que él mismo recoge del campo en Mohorte, donde tiene su base de operaciones.

¿Qué te motivó para dar el paso de montar tu propio negocio?

Un poco de todo, desde mi cansancio de depender del trabajo temporal y los empleos de corta duración hasta que no eran trabajos relacionados con mis estudios. Así que decidí montar mi propio negocio, para que al menos dependa de mí mismo. Estoy dedicándole todo el esfuerzo que puedo desde marzo del año pasado, cuando comenzamos a trabajar en UFIL en el plan de empresa, empecé a buscar contactos de destilerías y de plantas medicinales hasta que me he instalado en Mohorte.

"En UFIL hemos generado muy buenos proyectos, pero necesitamos inversión”

¿Qué tal la experiencia en UFIL?

Han cuajado varios proyectos. Algunos recibieron un premio del concurso que hizo Globalcaja y alguno está haciendo cosas con la Fábrica de Maderas. Hemos generado buenas ideas, son todos muy buenos proyectos, pero necesitamos inversión. Acudimos al foro Cuenca Business Market, pero creo que de allí nos fuimos todos sin financiación. Algunos de los posibles inversores querían ir a tiro hecho, empresas que ya estuvieran funcionando y generaran beneficios. Las que estábamos empezando no podíamos ir a ningún lado.

¿Y en qué te ha ayudado Invierte Cuenca, que te hizo una visita recientemente?

Estuvo Julián Sorando por aquí y me han dado difusión en prensa. Me hicieron unas fotos en el taller y en el monte, cortando romero, para mostrar mi actividad.

¿Cómo se te ocurrió esta idea? ¿Conocías algo de aceites y plantas aromáticas?

Ha sido algo completamente nuevo para mí. Comencé a indagar a raíz de los recursos forestales que hay en Cuenca. Nos dieron un dossier y me llamó la atención lo de las plantas aromáticas. Siempre he pensado, cuando iba al monte de Palancares, al lado de mi pueblo, que antiguamente las aprovechaban. Aquí mismo, en Mohorte, tenían una caldera muy grande en la que destilaban espliego y sacaban el aceite esencial que luego vendían afuera. Se pagaba bien, y aunque se sacaba muy poco, era un ingreso más que recibía la gente del pueblo mientras segaba el campo. Siempre me ha gustado el monte y sé que tenemos romero, salvia, cantueso, morquera, tomillo… Pensé que se podía hacer algo por esas plantas.

¿Hay alguna empresa parecida por aquí?

En Cuenca no hay ninguna destilería. A nivel provincial hay tres, dos de ellas de agricultores de lavanda y otro, que vende a nivel nacional, en Villares del Saz. Con ellos he estado hablando y me han informado de cosas.

¿Y qué fue lo primero?

Acudí al centro de investigación agroforestal de la Junta en Albaladejito. Allí hay un investigador que lleva un estudio con aromáticas y me facilitó el análisis de las muestras que había sacado en el laboratorio de UFIL. Este chico me sacó los cromatogramas y vi que el rendimiento era bastante bajo, inferior al 1% del peso de la planta lo que se obtiene de volumen de aceite, pero me animé a desarrollarlo. Al final gustó el plan de empresa que presenté en el UFIL Day y se interesaron algunos empresarios de la Resinera Valcan, de fabricación de perfumes, aromaterapia…

¿Cuándo se pone en marcha la empresa?

Me concedieron una subvención del Plan Integra 22 del Patronato de Desarrollo Provincial de la Diputación. Me di de alta de autónomo y comencé a comprar todos los bienes que necesitaba. En junio comencé las pruebas de destilación y ahora están terminando mi página web. Lleva mucho lío, porque también tengo que contratar una pasarela de pago, un módulo de transporte, ver el etiquetado, el embalaje… hay mucho gasto.

¿Cómo funciona la destilación?

El primer paso es la recolección manual en el campo con tijeras de podar. Meto el material vegetal en sacos de malla, como los de las patatas, así se airea y se va secando. Luego lo llevo al taller y dejo que se seque bien una semana. A continuación lo introduzco en un alambique de 250 litros de acero inoxidable. Lo lleno de agua por debajo de una cesta metálica que contiene la planta y se cierra herméticamente, como una olla exprés. Cuando hierve el agua a 100 grados, empieza a generarse vapor que arrastra las moléculas aromáticas de la planta. En un tubo meto el vapor junto con el aceite esencial y lo introduzco en un serpentín condensador. En sentido contrario al vapor circula el agua, que va enfriándolo y vuelve al depósito para aprovecharla, no genero residuo. Una vez se condensa el vapor quedan el aceite y el agua floral y lo tengo que separar por decantación. El aceite, como es menos denso, queda arriba y el hidrolato, el agua floral, por debajo y tengo un artilugio que se llama esenciador para separarlo. El aceite lo introduzco en botellas de vidrio de color opaco, porque no puede recibir la luz, de 10 y 30 mililitros. El agua floral lo guardo en botellas de 100 ml, porque se obtiene más cantidad, y la voy almacenando en cántaras de acero.

Y todo este proceso para sacar un bote de 10 mililitros…

¡La verdad es que si lo piensas bien es mucho trabajo! Pero a mí me gusta y, si tiene éxito, se puede ir ampliando el negocio.

¿Ahora mismo te encargas de todo el proceso?

De cortar, de destilar, de comercializar y de llevar las cuentas.

¿Qué especies trabajas?

Ahora tengo la salvia española, el espliego y el romero. Inicialmente eran cuatro porque cuando empecé incluí también el pino silvestre, pero vi que apenas salía aceite y no era rentable.

"Los aceites tienen aplicaciones en la industria de la perfumería, la cosmética y la medicina”

¿Qué propiedades tienen estas plantas?

Sirven para la producción de fragancias, cosméticos y medicamentos. Poseen multitud de cualidades terapéuticas como expectorantes, astringentes, antivirales, desinfectantes…, aplicándose en casi todos los ámbitos de la medicina. De hecho, existen los tratamientos de fitoterapia, basados en el uso de las plantas naturales y sus derivados, y una de sus disciplinas más exitosas es la aromaterapia con aceites esenciales. Como expectorante, por ejemplo, echas unas gotas de aceite esencial en agua caliente y esos vapores ayudan a despejar los bronquios y curar el catarro. El aceite se usa también en humificadores y para baños relajantes, y un par de formas de uso muy habituales son en masaje, diluidos con un aceite vegetal portador como el de almendras, y para la elaboración casera de cosméticos. Lo que nunca se recomienda es la vía oral, porque puede llegar a ser peligroso.

¿La recogida es todo el año o es estacional?

Es estacional en los casos de la salvia y el espliego. La salvia tiene dos épocas: en el mes de junio y luego en octubre, aprovechándose principalmente la hoja porque es de donde más aceite se extrae, mientras que la flor tiene menos cantidad. El espliego tiene el periodo más limitado, entre julio y agosto, cuando ya ha abierto la flor, y se aprovecha solamente la espiga, que es la parte que contiene el aceite esencial. El romero sí que se puede recolectar todo el año porque el aceite esencial está presente en las hojas, que son perennes.

¿Tiene salida comercial el agua floral?

El agua floral se vende para la confección de cremas y jabones. El aceite esencial está muy concentrado y, al ser puro, no se puede utilizar en exceso. No conviene aplicarlo directamente en la piel, sobre todo en gente que tiene algún problema cutáneo, alguna enfermedad crónica, menores de seis años y mujeres embarazadas o que estén dando el pecho. Sin embargo, el agua floral, gracias a su baja concentración, no tiene ese efecto tan potente y se puede aplicar en masajes, baños, etc.

"Quiero que el cliente conozca, aparte de todos los beneficios, los posibles riesgos”

¿Cuentas con algún tipo de documentación de seguridad?

Encargué a un laboratorio de Barcelona muy reconocido, llamado ChromEssence, la elaboración de una documentación técnica basada en los análisis químicos de los 3 tipos de aceites que produzco, y que consiste en unas fichas técnicas y de seguridad y unos certificados de alérgenos y de la normativa IFRA que debe cumplir la industria de las fragancias. Quise obtener toda esta documentación para que el cliente tenga una seguridad a la hora de aplicar los aceites y conozca, aparte de todos sus beneficios, sus posibles riesgos. Son sustancias muy concentradas y, al igual que tienen unos efectos beneficiosos para el cuerpo, también hay contraindicaciones que conviene respetar.

“Los aceites esenciales pueden ser un recurso para el desarrollo de esta zona que depende de la naturaleza”

¿Cómo llevas los contactos para dar salida al producto?

Los sectores químico y cosmético se han interesado bastante, pero necesitan un volumen grande. Yo voy a hacer venta al detalle, al público en general. Es un mundo un poco desconocido y hay pocos productores de aceites esenciales, no hay muchas destilerías a nivel artesanal. Es algo nuevo en Cuenca y creo que es un nicho de mercado. Puede ser un recurso importante para el desarrollo de esta zona que depende tanto de lo que nos da la naturaleza. Y, por otro lado, es totalmente sostenible, ecológico, artesanal y tradicional.

¿Te has trasladado a Mohorte a vivir para desarrollar este proyecto?

En verano resido aquí en el pueblo, es más cómodo y tengo la actividad montada en la casa, puedo incluso destilar a diario.

Eres uno de esos jóvenes que ha hecho el camino de regreso de la ciudad al pueblo.

¡Si Cuenca ya era pequeña, ahora me he ido a un sitio aún más pequeño! Lo malo de Mohorte es que es barrio pedáneo de Cuenca y, como tal, pagamos los mismos impuestos pero no tenemos, ni de lejos, los mismos servicios que la capital. Yo quería hacer una obra para disponer de una pequeña nave donde instalar el taller y un almacén, y ahora mismo está paralizada. Me autorizaron la licencia, pero con lo que ha ocurrido en el confinamiento todo el mundo quiere hacerse una casa en el pueblo y no he encontrado un albañil. Sólo están dispuestos a empezar el próximo año y con un presupuesto muy elevado. Es uno de los obstáculos que me he encontrado, y me ha obligado a montar el negocio en la casa.

¿Hasta qué punto puede crecer Esencias Silvestres? ¿Te gustaría hacer algo más industrial o prefieres quedarte en lo artesanal?

Si tiene éxito, en un futuro podría plantearme ampliarlo pero tendría que disponer de un recurso más abundante y recurrir como materia prima a los cultivos, no podría limitarme a la recolección silvestre. La Junta de Comunidades me ha autorizado a recolectar en 25 hectáreas de monte y tengo que pagar un canon anual de aprovechamiento forestal de 30 euros por hectárea. Otra opción sería que alguien del mundo industrial se asociara conmigo o se convirtiera en mi distribuidor.

¿Cómo se puede contactar ahora con Esencias Silvestres?

Pronto estará activa la página web www.esenciassilvestres.com y actualmente se puede contactar por e-mail en contacto@esenciassilvestres.com o por mensajería en linkedin.com/in/oscar-portilla-villega/.

Dirección del enlace a la entrevista:

https://enciendecuenca.com/2021/07/11/los-aceites-esenciales-pueden-ser-un-recurso-para-el-desarrollo-de-esta-zona-que-depende-de-la-naturaleza/

Comparte esta noticia

Quiz谩s tambi茅n te puede interesar...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegaci贸n. M谩s informaci贸n